Remasterizado / Nicolás Barrera

REMASTERIZADO

(notas)

 

Las ideologías están muertas. Nada es funcional y las cosas no son lo que parecen. El sueño de vender tamales en china no se cumplió, las lesbianas cada día se parecen más a los hombres y los marcianos realizan cada día menos abducciones. Las desilusión se consume a si misma, en una cadena constante de nuevas esperanzas.

 

Tal vez la única ideología perenne del siglo XXI es el arte. No permite verificaciones, se vive en completa sumisión a los principios que una autoridad impone. Hay que tener fe ciega en que el objeto que se presenta como artístico es arte. El ready-made es un dogma y la Historia del arte una narración llena de tachaduras y borraduras constantes.  Estas últimas, construyen un movimiento constante de posiciones, que recuerdan la tarea de divulgación, más bien corrección, del Ministerio de la verdad en 1984.

 

Por otra parte, en la vida normal, se vive bajo el dictamen del deseo. Todo es deseado y todo es susceptible de ser consumido. En uno de los episodios de La casita del horror de Los Simpsons, estos son aducidos por una forma de vida extraterrestre. Una vez en la nave, a la familia le son entregadas enormes cantidades de comida, cualquier manjar que deseen. Además le es permitido entretenerse viendo televisión el tiempo que deseen. Lisa escéptica respecto a todo esto desconfía de los alienígenas. Después de una serie de vueltas a la trama, Los Simpsons son devueltos a la tierra con una grave sentencia pronunciada por uno de sus captores: “Les entregamos el paraíso y ustedes lo echaron a perder”. Cualquiera nombraría la raza superior extraterrestre la más sentimental del universo o la más cristiana.

 

El deseo por desear todo, convierte a valor primario la búsqueda de la novedad. Lo cual termina por sobrevalorar la originalidad. Cuidado con llegar a decir que todo ya se ha hecho.

 

“si funciona, para que cambiarlo” es una de las frases, repetidas constantemente por los viejos como una verdad inamovible y por lo tanto, en el fondo tramposa (como todo lo de los viejos). Aunque constantemente, a manera tecnológica, todo es rutinariamente “mejorado” en el universo. Una crisis evolutiva. Del casette, al vinilo, al cd de vuelta al vinilo para ser únicos y  originales. Lo viejo es lo nuevo, the old is the new new, los 30 son los nuevos 20, less is more, less is a bore.

 

Remasterizar es un termino proveniente de la música. Originalmente, antes de los procesos digitales complejos, se trataba de tomar las mezclas finales y producir un nuevo master que cambiara el sonido de monofónico a estéreo. Su objetivo, en general, es mejorar la grabación original.  Aunque (siempre que hay dos palabras entre comas aparece uno), a veces termina por producir resultados adversos, los cortes de cinta se escuchan mas duros, desaparecen los sonidos más sutiles o prima el volumen alto sobre el rango de sonidos. De la misma forma que una película bou-ray exalta el grano de su original filmada en cinta.

 

Copiar de una cinta a otra implica la perdida de información. También la aparición de nuevas marcas, ruidos, estática y hiss. No obstante, a costo de lo anteriormente mencionado, se pueden hacer sus propias listas únicas para dedicar a su ser amado.

 

Todo el mundo vive por deseos y no por ideologías. Pero recuerden, lo que esta planeado para salir mal no puede ser saboteado.

Nicolás Barrera